jueves, 16 de octubre de 2008

Casi puedo rozarte

Como gotas cálidas transcurre el tiempo
entre océanos de ausencia
y el anarajando fuego del horizonte
anuncia la mañana.
.
Siento el dolor de la espera en mis párpados
habituados a los turbios tonos de sueño
y con pesada lentitud de titán
se van abriendo a la luz de tu alma.
.
Como ramas mecidas por el viento
mis manos palpan el aire buscando tu contacto
en un torpe movimiento infantil
y tú te aproximas dulcemente.
.
Siento que tu cuerpo me pertenece al fin
aunque no puedo aún acariciarte
y en melodía de notas amorosas
nuestras manos, al fin, se entrelazan.

1 comentario:

triste_vida dijo...

No hay océanos de ausencia, todos estan llenos, nunca encontrarás alguno vacío, solo hace falta que veas en ellos el reflejo de lo esperado...igual que al mirar un río ves en el la distorsión de tu imagen puedes imaginar la imagen deseada en todos los océanos...

Que no te duela la espera, hay fin y al cabo como te he dicho mil veces ésta tendrá su recompensa y entonces verás como valió la pena esperar...

Tomar decisiones es algo lento y doloroso, y el ritmo de ello no se puede acelerar, cada cosa tiene su ritmo y este no se puede cambiar...una canción en corxeras nunca sonará bien al tocarla en negras...entonces perderá su delicada melodía y lo que era música se convertirá en ruido...

Su cuerpo te acabrá perteneciendo, eso no lo dudes, confía en el destino, confía en ella y confía en ti mismo!

No quiero lágrimas y ni quiero ver como nadie se rinde, no quiero ver como alguien desespera después de una gran lucha que aún no ha acabado...la lucha solo se termina cuando se obtiene la victoria así que permanece en ella...

Miles de besitos, ánimos y ya sabes que aquí estoy para lo que haga falta! Matame a mails si quieres pero sonríe!!!!