lunes, 29 de diciembre de 2008

Niño

Se acercó al niño que llevaba dentro
y le susurró con ternura:
No hay nada que temer
en un arrullo cálido.
.
Lo meció con dulzura
porque nada se desvanecería,
nada desaparecería de su mano
y sería eterno.
.
Acarició su tibia piel
y se quedó dormido
y entre sueños le regaló
la seguridad de su presencia.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Una mano en la oscuridad

Los días se asfixian en aires oscuros
y las puertas no conducen a ninguna parte
cuando la luz no puede llegar hasta aquí
y la oscuridad se arrastra por las paredes.
.
A tientas busco algo caído
mientras la atmósfera se enlentece
adornada de negros pensamientos
de desolación, de palabras moribundas.
.
Y la luz me encuentra abatido en el suelo,
los ojos cerrados y rendidos
mirando en mi interior,
buscando una salida.
.
El ritmo se acelera,
mi respiración se agita,
los contornos me dañan
y el fin se acerca.
.
Y con cadenciosos toques de piel suave
una mano se ofrece ante mis ojos
y alargo la mía sin fuerzas,
con miedo, con desconfianza,
pero en sus ojos se esconde mi camino.