martes, 17 de febrero de 2009

El desierto de tu piel...

Puntos suspensivos goteando
en cascada de silencios
y el sabor dulce de tu imagen.
.
Agotadores minutos de entrega,
aliento regalado al oído
y aroma de rocío.
.
Estela de caricia sobre el desierto
de tu piel, de tus entrañas
y tu lenta mirada sobre la mía
me estremece, me paraliza
y son mis párpados cerrados
los que recitan junto a ti.

3 comentarios:

Calle San Juan de Dios Nº8 dijo...

Muy bonito.
Bien podría ser el amor eterno que dos estatuas condenadas a mirarse y no tocarse, se procesan.

triste_vida dijo...

Preciosos versos como siempre. Llenos de amor, de deseo, de ilusion...

Que su piel sea siempre un desierto en el que perderte y en el que puedas acabar calmando tu sed!

Besitos!

Arkantis dijo...

No cierres los ojos..dejate acariciar por su mirada...

Besos besos y besos